lunes, 30 de diciembre de 2013

ESTÚPID@, APURAD@, CONFUNDID@, FRUSTRAD@...

El cerebro de un bebé es como un ordenador nuevo. Sólo tiene el sistema operativo. A lo largo de los años se va cargando con los programas, que " supuestamente " le van a ser útiles en la vida, y los datos de su propia experiencia. Amén de los virus que " inocentemente " se cuelan en su memoria. A medida que aumenta la cantidad de información almacenada en el ordenador, se va haciendo más lento, los programas se van quedando obsoletos, y los recursos almacenados empiezan a ser inútiles. Por ejemplo, la utilidad que tiene hoy tu agenda de teléfonos fijos de las casas donde tus amigos vivían con sus padres hace 25 años es muy limitada. Pues lo mismo pasa con el ordenador y con nuestro cerebro.
El ordenador es una máquina, se puede cargar un nuevo sistema operativo más moderno, nuevos programas, nuevos datos, si los acepta, etc. Pero, a medio plazo, llega un momento en que, por una u otra razón queda inservible. Nos deshacemos de él, y punto.



El cerebro es para toda la vida y en cierto modo también se ve condicionado en su manera de funcionar por la información que se le ha ido introduciendo. Para " actualizarlo " se me ocurren dos alternativas: un " lavado de cerebro " desde el exterior, o una actitud decidida desde el interior utilizando lo que se conoce como el libre albedrío. La vida es larga, todo evoluciona, y más ahora. Antes, los cambios importantes precisaban siglos, años. Hoy, sumergidos de lleno en la era de la información, es cuestión de meses, semanas, días, horas, un instante. Lo que se ha considerado útil hasta ahora puede que ya no valga. Se hace imprescindible una reprogramación, que puede ser xógena o endógena. Supongo que serás consciente de que los medios de comunicación y las opiniones de tu círculo de contactos te están reprogramando continuamente sin consultar con tu voluntad y sin preocuparse de tus intereses, sino de los suyos.

¿ Te sientes libre ?

"The only thing that interferes with my learning is my education", Albert Einstein.

No hay comentarios:

Publicar un comentario