sábado, 14 de junio de 2014

ESPAÑA, EL ORGULLOSO LEÓN HERIDO

No hay ninguna duda. España está siendo en los últimos años el rey de la sabana futbolística. Los datos no engañan. Cualquiera que sea la interpretación, mejor o peor intencionada que hagamos de ellos, como tan acostumbrados estamos a ver en otros ámbitos, llegamos a la misma conclusión. Su terreno no es árido, ni está dotado de matorral o arbolado donde agazaparse. Es un terreno llano y despejado, con dos porterías, bien delimitado, y en el que se practica un juego sujeto a unas reglas muy precisas, a la vista de millones de curiosos observadores, apasionados seguidores y críticos y oportunistas cebadores. No hay escondites, es transparente. Cada día gana el más fuerte.

La vida en la sabana es salvaje, la supervivencia implica matar o morir, sin interpretaciones. Puestos a comer, es preferible que la presa está bien muerta. Los términos como humillación, no tienen cabida, no son propios del deporte. Se gana o se pierde, y punto. Son carnaza que emplean los que, a costa de lo que sea, tienen que vivir de esto. Antes de salir de viaje ya se hablaba del final de un ciclo, de asociaciones con otras entidades en horas bajas... El enemigo lo tenemos en casa.

Hoy por hoy el león español es el Rey. Aunque la vida de los leones pueda parecer solitaria, todos se disputan el mismo territorio. Todos quieren la corona. Pero la estrella de cinco puntas tiene un precio elevado.



Gran Holanda, espectacular golazo de Van Persie, genial Roben... decisivos los hombres de negro. ¿ Para qué sirve la tecnología ? JUEGO DETENIDO. Hay que decidir la validez de un gol. Basta con levantar la cabeza y mirar a la pantalla gigante. ¿ A ninguno de los cuatro se le ocurrió ? El tercero de Holanda, es ilegal a todas luces, y la tarjeta por protestar al CAPITÁN, que ha sufrido en propia persona la falta, totalmente desproporcionada. Determinó el resultado. En arbitraje, hay mucho por mejorar.



El león holandés estaba hambriento y ayer se sació. ¡ Enhorabuena ! Modelo a seguir.

"Quien tuvo, retuvo". No hay lugar para lamentaciones. Punto y aparte. La victoria no entiende de excusas. Rendirse no es una opción. Crecer y recuperar el orgullo perdido.


¡ Cuidado con España !


No hay comentarios:

Publicar un comentario