domingo, 5 de abril de 2015

MARIA

Cuenta la tradición... Mejor léelo tú.

Sea lo que sea, había un huevo de por medio. Y María, hasta en la sopa, con todos los respetos. Es uno de los personajes de más relevancia en los evangelios. Fue de las más madrugadoras aquel domingo, y ya se sabe "A quien madruga, Dios le ayuda". El caso es que se trata de uno de los testigos principales de la resurrección que celebramos hoy, religiosos, agnósticos, ateos... porque a las fiestas nos apuntamos todos.
Pero a lo que vamos, parece que María Magdalena fue muy pecadora. Hasta que conoció a Jesús. Su vida cambió radicalmente, y a partir de entonces se convirtió en un personaje modélico, al margen de cualquier otra especulación.

Me gustan los enigmas no resueltos relacionados con personajes históricos, escuchar los razonamientos ajenos y elaborar los míos. Es una forma de analizar el comportamiento humano y profundizar en su conocimiento. A veces, observar a los demás, te ayuda a conocerte mejor a ti mismo. 

El caso es que el cambio es posible, es fruto de una reflexión, de una decisión y de un compromiso.

¡ Quizás sea hoy un buen día para plantearnos nuestra particular resurrección !

No hay comentarios:

Publicar un comentario