sábado, 25 de julio de 2015

SATURACIÓN

Si añadimos un poco de azúcar a un vaso de agua y la agitamos, se disuelve. Si seguimos añadiendo y agitando, llega un momento en que ese agua ya no es capaz de diluir más azúcar y empieza a enturbiarse. Si la dejamos reposar, el exceso de azúcar se irá decantando en el fondo. Decimos que una disolución se ha saturado cuando una sustancia ( el agua ) ya no puede disolver más de la otra ( el azúcar ), y la cantidad añadida en exceso aparecerá como un precipitado. A esta situación límite de máxima concentración se la denomina punto de saturación y depende de la temperatura del líquido, así como de la naturaleza química de las sustancias involucradas.

Una táctica elemental utilizada en la guerra consiste en atacar al enemigo con una superioridad tal, que sus defensas sean incapaces de afrontarla, de manera que la derrota sea cuestión de tiempo.

Del campo ( de batalla ) a la mesa (del colegio, del comedor, de la sala de estar, del bar... ). 

Saturación de información. Da igual si es fiable o no, si viene al caso o no... su objetivo es saturar, y su consecuencia, anular la posible resistencia, distraer, desviar la atención... lobotomizar.

Cuando se nos satura la memoria del disco duro, sólo hay dos, o más disco, o borrar para hacer más espacio.

Con el cerebro ocurre lo mismo. Desde que nacemos, y a lo largo de toda la vida, estamos llenando nuestro "disco duro" con información cada vez más abundante, cada vez menos fiable y cada vez menos útil.

Como "más disco" no es posible, sólo queda una, hacer sitio.

Tranquil@, no hay que extirpar nada, es suficiente con cambiar la forma de pensar, con cambiar los paradigmas. Basta con tomar la determinación de ignorar las instrucciones que ya no sirven y prestar atención a otras que nos puedan sacar de la oscuridad. Abrir la mente, escuchar, observar, razonar, tomar decisiones y actuar.



¿ O me quedo como estoy ? Hasta eso va a ser más difícil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario