viernes, 18 de diciembre de 2015

HIBRIDANDO OCIO Y NEGOCIO


En esta ocasión no se trata de una aventura tan arriesgada, ni tan exigente en el plano físico, ni reservada exclusivamente a los hombres, aunque sí que está relacionada con los viajes, la mar y los barcos. Los de ahora, claro.

El sector de los viajes de crucero está experimentando un crecimiento espectacular. La gente está descubriendo y disfrutando otra forma de viajar, que engancha. Y quiere repetir. Cada vez se construyen buques más grandes, equipados con lo último en tecnología, más cómodos y más seguros. La cartera de pedidos de los astilleros especializados en este segmento de mercado está hasta arriba, no dan abasto. Las navieras se han enzarzado en una competición por construir los buques más espectaculares, ampliar la oferta de destinos, mejorar los servicios complementarios, abaratar los costes, y más, y más.

Todo el mundo lo quiere probar. Unas vacaciones así son inolvidables.

Y utilizando la tecnología actual, aquí surge una oportunidad, la de comercializar viajes de crucero, sin necesidad de la infraestructura tradicional, sin oficina, sin empleados, desde casa, con el smartphone o la tablet. Convirtiéndose en un master farnquiciador de un negocio en escalada. Una actividad que permite asociar la agradable experiencia de viajar con la lucrativa explotación de una actividad empresarial. Las dos a un tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario