domingo, 27 de agosto de 2017

¿ SOY UN ANDROIDE ?

Según sabelotodo no es exactamente así, pero analicémoslo más detenidamente.

¿ Conoces a alguien que lleve algún tipo de prótesis estética o reparadora, temporal o permanente, entendiendo como tal cualquier elemento compuesto por algún material  ajeno a lo propiamente biológico ( metales, plásticos, siliconas... en forma de sólidos, líquidos, geles... )  ? No tienes que ir muy lejos: extensiones, pestañas postizas, empastes, brackets, lentillas, gafas, audífonos, implantes cocleares, marcapasos, válvulas cardíacas artificiales, placas y tornillos quirúrgicos u ortopédicos para fracturas, prótesis de cadera, de rodilla o mamarias, telas para hernias inguinales, dius, ¿ riñones biónicos ?, y un largo etcétera.

Imaginemos un individuo plagado de todos estos dispositivos, tantos como puedan existir. ¿ Cuantos sería capaz de soportar sin dejar de ser humano ? ¿ Dónde está el límite, en el cerebro ?


Hasta ahora sólo hemos considerado la parte física. ¿ Y si nos aproximamos al campo de la cibernética... o analizamos la parte mental ?

Vivimos bajo un bombardeo masivo de los medios de comunicación de masas, desde niños nos introducen en sistemas educativos al servicio de los respectivos sistemas políticos y/o religiosos, en mayor o menor medida o intensidad, el lavado de cerebro es general. El hardware es cada vez menos nuestro, menos biológico o de base natural, ¿ Y el software no es esencia exógeno ?

¿ Andriode, androide ? No sé si ya lo somos, estamos a punto o se hará de esperar. Lo que sí sé es que por acción u omisión, consciente o inconscientemente, parcial o ¿ totalmente ? estamos inmersos en un proceso, cada vez más rápido de hibridación.

¿ Seguimos siendo humanos ?