viernes, 20 de diciembre de 2019

miércoles, 18 de diciembre de 2019

¿Y SI AHORA, QUE TODAVÍA PODEMOS, NOS PREPARAMOS PARA LA HECATOMBE?

A veces me pregunto si las noticias que yo escucho son las mismas que escucha el resto de la gente, si el mundo en el que yo vivo es el mismo mundo en el que viven los demás.

Acabo concluyendo que deben ser mundos distintos, porque parecemos entender las cosas de diferente manera y extraer distintas conclusiones a pesar de beber de las mismas fuentes.

Vivimos en la Era de la información. Tenemos a nuestro alcance las noticias como pocos años atrás hubiera parecido inimaginable, prácticamente en tiempo real, y podemos interpretarla según nuestro propio criterio, es decir no tenemos que esperar a que alguien nos la cuente tamizada por sus propios criterios de comunicación mejor o peor intencionados.

Aunque sólo fuera por si acaso, creo que deberíamos prestar más atención a la sabiduría popular: "Si las barbas de tu vecino ves mojar, pon las tuyas a remojar".

Cuando uno pinta canas y echa la mirada atrás, o al que era el vecino de al lado, se empieza a escamar.

Puedo entender que la juventud vea las cosas de otra manera, sencillamente porque se interesa por otros temas bien distintos propios de su edad y no tiene la suficiente experiencia. Lamentablemente muchas cosas las aprendemos a fuerza de tropezar. Y ni así.

"La Historia se repite" es cuasi una ley matemática.
La tecnología está evolucionando a una velocidad vertiginosa.
Innovaciones en robótica, telecomunicaciones, inteligencia artificial, internet de las cosas, microtecnologías, expansión de las utilidades de la energía eléctrica, impresión en 3D con cada vez mayor diversidad de materiales... se van incorporando constantemente a nuestro día a día sin que apenas nos demos cuenta.
Nuestro modo de vida se va modificando inexorablemente, afectando a nuestras rutinas profesionales. Sí o sí, la mayoría de nuestros empleos se están viendo radicalmente afectados. Tarde o temprano, muchos van a desaparecer, o como mínimo van a sufrir una severa reconversión.
Oportunidades de empleo, formación exigida, condiciones laborales, remuneración, derechos adquiridos, relaciones interpersonales... van a experimentar una transformación sin precedentes.
La sociedad en su conjunto está sometida a una sutil, pero permanente, actualización de las reglas de juego.
¿Nos estamos preparando para las consecuencias de este cambio brutal?

sábado, 7 de diciembre de 2019

LO QUE NO SABÍAS SOBRE LAS NUEVAS OPORTUNIDADES DE NEGOCIO


Muchos emprendedores se lanzan cada día al ruedo de los negocios con el estoque en una mano y... ¡con la otra mano vacía! Se han olvidado de coger la muleta. Cuidadín.

¿Cuántos bares, cafeterías, restaurantes, pubs... peluquerías, fruterías, carnicerías, clínicas, academias, librerías... han abierto recientemente en tu zona... y ya han cerrado?

A los pocos meses llega un nuevo emprendedor, vuelve a abrir otro local del mismo estilo y... vuelve a cerrar.

Inversiones de miles, decenas de miles de € que se van al garete. Miles de horas de trabajo, esfuerzo e ilusión desperdiciadas. Una lástima.

Se puede evitar. Me explico.

Del lado de las empresas: alquiler de locales prohibitivos, tasas, impuestos y exigencia de servicios obligatorios sin fin, costes laborales disparados, saturación del mercado, competencia feroz, bajada de precios para poder competir y sobrevivir, bajan las rentabilidades... fracaso empresarial.

Del lado del cliente: renta media disponible a la baja, alquileres al alza, se va buscando lo más barato, se renuncia a la compra de determinados productos y servicios que el cliente no puede permitirse, incluso considerados esenciales hasta hace bien poco (casa, coche, vacaciones, restaurantes...).

Pero hay cosas que son imprescindibles, a las que nadie está dispuesto a renunciar, es más la demanda sigue en aumento, independientemente de que se viva en casa propia o de alquiler: telecomunicaciones (más gigas), electricidad (hay que cargar los cada vez más numerosos dispositivos eléctricos en el hogar), seguros obligatorios de vehículos (coche, moto...), y voluntarios (si tienes casa, de hogar, si te preocupa tu bienestar, de salud, dental...), alarmas (la policía no da abasto, búscate la vida), etc, etc, etc.

¿Quiénes prestan estos servicios? Correcto, las grandes multinacionales. Las que ganan dinero.

Son servicios básicos, de primera necesidad, son negocios seguros, va a continuar la demanda y se va a incrementar. Pueden ofrecer grandes rentabilidades y proporcionar ingresos recurrentes. Todos los meses.

También entre ellas existe una gran competencia, y precisamente por ello, las que pueden permitírselo, están explorando nuevos canales de distribución, nuevas formas más solidarias y éticas de adquirir y fidelizar clientes, lo que acaba proporcionando una fantástica oportunidad de negocio para emprendedores hastiados del modelo tradicional.

Sin local, sin horarios, sin empleados, sin interminables papeleos, sin muchos de los gastos habituales asociados, con la aplicación de las últimas tecnologías que ya están al alcance de cualquier particular.

Tú también puedes tener tu propio micronegocio introduciéndote en el terreno de los grandes.

Ellos saben dónde está el pastel y se lo van a comer.




jueves, 5 de diciembre de 2019

LA GRAN MENTIRA SOBRE ESO DE QUE EL TAMAÑO IMPORTA

Depende para qué. Una insignificante chispa puede acabar incendiando todo un bosque. Así como una persistente gota de agua puede conseguir horadar una roca o incluso si se congela en una grieta, fracturarla. Un océano no es más que una enorme acumulación de esas gotas, y cada una de ellas, una agrupación de moléculas, y éstas, la unión de 3 átomos, y así sucesivamente.


El secreto de todo lo grande, no es otra cosa que el apalancamiento de lo pequeño.

Del mismo modo que David derrotó a Goliat, un leve esfuerzo convenientemente aplicado y sostenido en el tiempo puede lograr efectos descomunales.

Todo lo que hoy es grande, empezó por ser pequeño. Es una ley natural. Es solo cuestión de voluntad.

miércoles, 4 de diciembre de 2019

EL TOP 10 DE GANANCIAS GOLF VS. MERCADEO EN RED

A veces nos sentimos deslumbrados por las ganancias de famosos deportistas de élite. Nos pueden parecer inmensas cantidades de dinero ganadas en unos pocos torneos. En realidad son el fruto de miles, y miles, y muchos más miles de horas dedicadas profesionalmente, viajando por todo el mundo, para competir con los mejores de su especialidad. Si bien es cierto que se trata de un coto vedado para solo unos pocos superdotados con unas condiciones psicofísicas "sobrenaturales", que se acaban llevando el premio y el reconocimiento internacional.






Por otro lado, sin visibilidad alguna por parte de los medios de comunicación, hay miles y miles de empresarios independientes, personas normales y corrientes que un día, gracias a la industria del mercadeo en red, tuvieron la oportunidad de comenzar pequeños micronegocios con los que acabar consiguiendo ingresos similares, trabajando desde su casa, con libertad de horario y calendario, empezando desde cero, y eso sí, con el convencimiento de que ellos también, con esfuerzo y determinación podían conseguir algo grande.



Héroes todos ellos de carne y hueso, como tú.