domingo, 22 de septiembre de 2019

YO VOY, ¿QUIÉN VIENE CONMIGO?

Un líder promueve cambios que cambian las limitaciones del presente en los beneficios del mañana, convence a todos de que las cosas pueden ser mejores de lo que son y, sobre todo, muestra un camino para hacerlo posible (Eduardo Martí), pág 65.

La habilidad para el liderazgo no se puede comprar, no se puede copiar, es personal.

Cada persona vive unas determinadas circunstancias en un instante determinado. Son únicas e irrepetibles, así cono sus experiencias del pasado y las consecuencias futuras de sus acciones. Se pueden copiar modelos, imitar actitudes, adquirir competencias, desarrollar habilidades, mejorar aptitudes... pero a la postre, cada uno puede acceder a determinados potenciales seguidores y a ellos debe adaptarse su particular idiosincrasia para tener opción a forjar su propia leyenda de liderazgo.

La mayoría de las veces se trata de algo premeditado, de una meta establecida, de un objetivo perseguido y una estrategia más o menos planificada. Las menos, son los demás los que incluso sin tú saber por qué, se fijan en ti, te toman como referencia, te conviertes en su modelo, te piden consejo... te siguen.

Atribuyen a Henry Ford una frase parecida a ésta: Tanto los que creen que pueden, como los que creen que no pueden, están en lo cierto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario