sábado, 27 de junio de 2020

¡YA NO AGUANTO MÁS!

A veces tenemos la sensación de ir a peor.
De entrar en una espiral negativa que nos aleja más y más de donde queremos estar.
Podemos llegar a tener la sensación de que ese estado no tiene fin.
De que no sabemos cómo detener esa fase de retroceso.

Como todas las percepciones, tanto negativas, como positivas, no son más que un estado mental.
Lo importante es ser consciente de la situación y tomar la determinación de revertirla.
Para coger impulso, muchas veces, hay que ir hacia atrás.

Un arquero que pretende mandar una fecha a una diana distante sabe que antes de hacerla avanzar tiene que jalarla hacia atrás.
Llega un momento en que la tensión es muy alta y no puede retroceder más.
Y en ese instante es cuando toma la decisión:

Relaja poco a poco la tensión y vuelve a la posición de partida (seguir atrapado por la espiral emocional).

O tener muy claro cuál es su objetivo, enfocándose en el centro de la diana (abandonar definitivamente la situación de partida y aspirar a conseguir algo totalmente diferente) y tener el valor de soltar con decisión la flecha para aprovechar la energía acumulada y alcanzar la meta deseada.


¡Es tu decisión!

No hay comentarios:

Publicar un comentario