sábado, 26 de diciembre de 2020

FE, ESPERANZA Y LONGANIMIDAD

Cuando un ingeniero pretende diseñar y construir una gran estructura que le garantice la ligereza y resistencia a la deformación deseadas, suele recurrir al empleo de una de las figuras geométricas más sencillas: el triángulo, base de las estructuras reticuladas, que se utilizan en cualquier puente, cercha, torre, cubierta, grúa...


3 simples barras conectadas por medio de tres nodos dan para mucho y proporcionan un conjunto de propiedades difíciles de igualar.

Si tuviera que definirme por las 3 características esenciales para llevar a buen término un proyecto en cualquier campo que podamos imaginar, lo que podríamos denominar las 3 virtudes motivacionales, me decantaría por estas 3:

FE, ESPERANZA Y LONGANIMIDAD

Fruto de la continua tendencia a saber más, a conocer mejor, a entender con mayor profundidad, he descubierto recientemente una nueva palabra cuyo significado encaja con mayor precisión en aquello que pretendo determinar. Las 2 primeras ya las he mencionado en artículos anteriores, la tercera, que me ha sido revelada por casualidad, aporta matices adicionales, es más ajustada, más precisa, y además resulta de rabiosa actualidad. Parece contemplar ideas y conceptos más cercanos a la psicología y a la conducta humana, que es en definitiva lo que trato de analizar, y no a la técnica y a la tecnología, a las que hacían referencia el término que anteriormente utilizaba en su lugar. Te invito a conocerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario