sábado, 25 de enero de 2014

EL LEÓN Y EL RATÓN ( FÁBULA DE ESOPO )

“ Si quieres ser grande… comienza por ser pequeño “


Mientras un león dormía plácidamente, un pequeño ratón, al verlo tan quieto, trepó a su cabeza y se puso a jugar con su gran melena...
De pronto el león despertó muy enojado y estaba a punto de devorarlo, cuando el ratón le imploró:
Perdóname. Te prometo que si algún día me necesitas correré a ayudarte. Voy a pagarte este gran favor que me haces. Déjame libre.
El león lo miró sorprendido y se rió mucho.
¿ Cómo piensas que un pequeño ser como tú, puede ayudar al rey de la selva ? Anda, vete antes de que me arrepienta.
Algún tiempo después, el león quedó atrapado en una red de unos cazadores. El león, consciente de que iba a perder su libertad, se lamentaba de su mala suerte.
Entonces, el ratón que, casualmente andaba por ahí, al escuchar su lamento, se acercó diciéndole:
No te preocupes león. Yo prometí ayudarte y ahora lo voy a hacer.
¿ Pero qué puedes hacer tú por mí ? Eres muy pequeño y no tienes la suficiente fuerza.
¡ Ya lo verás ! Dijo el ratón.
Entonces, con sus afilados dientes, comenzó a roer las gruesas cuerdas de la red, hasta hacer un agujero del tamaño necesario para que el león pudiera liberarse.
¡ Ahora sí estoy satisfecho ! He cumplido con el agradecimiento que te debía ¡ Amigo león estamos en paz.
Ahora comprendo, ratón, aquello que repetía mi abuelo: " Hoy por ti, mañana por mí ".
Y desde entonces, para sorpresa de todos los habitantes de aquel lugar, fueron grandes amigos.




MORALEJA: No debemos subestimar a nadie por su tamaño o sus capacidades, cuando las personas son solidarias, honestas y agradecidas, no hay nada que las pueda detener.


"  Muchos de los grandes empezaron siendo pequeños. Su secreto: la actitud ".

No hay comentarios:

Publicar un comentario