miércoles, 30 de enero de 2019

A PALABRAS NECIAS, OÍDOS SORDOS

Nuestro entorno más cercano se puede convertir en nuestro peor enemigo.

Nos puede volcar sus frustraciones, sus límites, sus miedos y temores.

O por el contrario, servirnos de revulsivo, modelo, impulso o motivación.

Ser consciente de la naturaleza de ese entorno y de la ductilidad y maleabilidad de las creencias que nos ha ido proporcionando, se convierte en una cuestión clave para poder afrontar con ciertas garantías de éxito una etapa de cambio.

No es fácil, pero sí posible e incluso recomendable.

Sentir, confiar en uno mismo, enfrentarse con valentía a las opiniones contrapuestas... y determinación. Ahí queda eso.


Y si hay que cambiar de entorno, pues se cambia y punto final.


Este vídeo te va a gustar. ¡ Seguro !:


2 comentarios:

  1. El autoconocimiento y la motivación don las dos armas para luchar con los entornos tóxicos, no dejarnos influir por los miedos de quien está a nuestro lado; y mantener las ganas de superación intactas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Francisca. Ambos tienen carácter endógeno, de modo que no parece recomendable dejar que una persona enojada con su vida opine sobre la nuestra.

    ResponderEliminar